Fundación CreSiendo

El proyecto es un centro educativo de 3.080 m2 ubicado en el barrio Campo Alegre, en el municipio de El Rosal. Una de las tantas poblaciones que son el resultado de un conflicto interno que duró más de 50 años en el país, dejando a su paso desplazados y desmovilizados escapando de diferentes grupos armados.


Así, el diseño es el resultado de dos investigaciones. En primera instancia, se hizo una investigación sobre la relación entre arquitectura y pedagogía; y en segunda, se hicieron unos talleres con la comunidad y un estudio que nos permitió entender el panorama cultural, social y económico de la actualidad. Esto nos permitió ver el estado general, tanto de la población infantil, como de las necesidades y problemas de todo el barrio.

Tradicionalmente la educación ha estado enfocada en la enseñanza, mas no en el aprendizaje. El profesor es concebido como un maestro, capaz de plasmar el conocimiento requerido a sus alumnos, sin tener en cuenta el proceso que existe fuera
de las clases. A esto se le suma el concepto del aula; un espacio cerrado, que limita en muchos aspectos la manera de asimilar, procesar y cuestionar el nuevo conocimiento.

 

El niño debe relacionarse con su entorno de una manera libre y espontánea, permitiéndole observar e investigar por su cuenta; tiene que haber un compromiso de participación del entorno sociocultural al que pertenece, y se debe rodear de espacios compuestos por posibilidades de juego, movimiento y descubrimiento, en donde  el orden proporciona seguridad, y el caos proporciona diversidad y plasticidad.


Para la Dr. Marketta Kyttä, el ámbito cultural, social, temporal y espacial forman al niño, y sin él, se deja de conocer el entorno con el propio cuerpo, lo cual genera un vacío en su desarrollo.

MATERIALES RECICLADOS


Al ser un edificio para una fundación, el manejo de los recursos se convierte en un reto. Por esa razón, y además para ir en vía de lo que se pretende hacer desde el punto de vista pedagógico, se hizo un gran esfuerzo por usar materiales reciclados dentro del proyecto; obteniendo así, que aproximadamente el 80% de estos fueran reciclados.


Dentro de los más resaltados, se ven muros hechos con gaviones rellenos de los desperdicios de una marmolera y una cementera que quedan en la zona; se usaron los desperdicios de las vallas de publicidad (banners) de las carreteras, que después de pintarlos de un color verde limón, se usaron como cerramiento; por último, la casa de la familia de los cuidanderos, está construida con estibas de repuestos de carros. Se armaron unos paneles de 1.2 x 2.7 m, que posteriormente fueron instalados y quemados para inmunizar (técnica china llamada Shou Sugi Ban).

LOCALIZACIÓN

El Rosal, Cundinamarca - Colombia

AÑO

2019

ESTATUS

Construido

PROGRAMA

Educación

ARQUITECTO ENCARGADO

Fidel Mendoza 

EQUIPO

Fidel Mendoza / Jose Maria Rodriguez / Johana Perez

1/1

FIDEL MENDOZA ARCHITECTURE STUDIO · bogotá, colombia · all rights reserved